LA ACCIÓN DE TUTELA

Articulo 86 Constitución Política 

La Acción de Tutela es el mecanismo por excelencia en Colombia de protección de los derechos fundamentales. La Constitución Política de 1991 la establece en los siguientes términos:

“Toda persona tendrá acción de tutela para reclamar ante los jueces, en todo momento y lugar, mediante un procedimiento preferente y sumario, por sí misma o por quien actúe en su nombre, la protección inmediata de sus derechos constitucionales fundamentales, cuando quiera que estos resulten vulnerados o amenazados por la acción o la omisión de cualquier autoridad pública”.

“La protección consistirá en una orden para que aquel respecto de quien se solicita la tutela, actúe o se abstenga de hacer. El fallo, que será de inmediato cumplimiento, podrá impugnarse ante el juez competente y, en todo caso, éste lo remitirá a la Corte Constitucional para su eventual revisión”.

“Esta acción sólo procederá cuando el afectado no disponga de otro medio de defensa judicial, salvo que aquella se utilice como mecanismo transitorio para evitar un perjuicio irremediable”.

“En ningún caso podrán transcurrir mas de diez días entre la solicitud de tutela y su resolución”.

“La ley establecerá los casos en los que la acción de tutela procede contra particulares encargados de la prestación de un servicio público o cuya conducta afecte grave y directamente el interés colectivo, o respecto de quienes el solicitante se halle en estado de subordinación renuente o indefensión”.

La acción de tutela fue desarrollada por el Decreto Extraordinario 2591 de 1991, el cual a su vez fue reglamentado por el Decreto 306 de 1992. En lo que sigue se aprecian los principales aspectos de la acción de tutela.

¿Cuál es la finalidad de la Acción de Tutela?

La tutela está instituida para garantizar la protección inmediata de los derechos fundamentales.

¿Qué condiciones debe presentar el derecho que se busca proteger para que proceda la Acción de Tutela?

Para que la tutela sea procedente deben cumplirse las siguientes condiciones:

  1. Que se trate de la violación de un derecho fundamental
  2. Que se trate de una violación no consumada definitivamente o de una amenaza de violación de dicho derecho.

¿Quién puede interponer la Acción de Tutela?

La acción de tutela debe ser ejercida por la persona (natural o jurídica) directamente afectada en sus derechos fundamentales (salvo los casos de representación o de agencia oficiosa).
Los personeros pueden interponer acciones de tutela cuando lo hagan a nombre de una persona que así lo solicite, o cuando la persona esté en condición de amparo o indefensión (T-420/97)

¿Contra quién se puede ejercitar la Acción de Tutela?

La acción de tutela puede ejercitarse contra las autoridades públicas o contra particulares.

Según se desprende de la norma transcrita la tutela procede, en principio, cuando la autoridad pública con una acción u omisión viola un derecho fundamental. Pero dicha violación también puede provenir de un particular, en dicho evento cabe acción de tutela si dicha persona particular presta servicios públicos o afecta el interés colectivo, o hay subordinación o indefensión con respecto a él.

¿Cuándo no procede la Acción de Tutela?

  1. Cuando existan otros recursos o medios de defensa judiciales.
  2. Cuando se pueda proteger el derecho invocando el Habeas Corpus.
  3. Cuando se busca proteger un derecho colectivo, excepto que sea como mecanismo transitorio para evitar un perjuicio irremediable o cuando se presenta conexidad entre el derecho colectivo y uno fundamental del demandante.
  4. Cuando sea evidente que la violación del derecho originó un daño consumado, salvo que esté continúe.
  5.  Cuando se interpone contra actos de carácter general, impersonal y abstracto.
  6. Cuando se interpone contra providencias judiciales no procede por regla general, pero sí excepcionalmente, cuando estas constituyan una vía de hecho.

¿Puede utilizarse la Acción de Tutela a pesar de que existan otros mecanismos para proteger el derecho fundamental violado?

La tutela es un mecanismo de protección subsidiario, ello significa que procede cuando no se disponga de otros medios de defensa. No obstante, se puede utilizar la tutela aunque haya otro mecanismo cuando:

  1. El otro medio ya se agotó y no sirvió.
  2. El otro medio existe, pero se acude a la tutela para evitar un perjuicio irremediable * (el fallo es transitorio).
  3. El medio existe, pero no goza de eficacia similar a la tutela

Veamos como opera la subsidiariedad de la tutela, respecto de otros medios de defensa de los derechos fundamentales, conforme a los criterios que ha establecido ya la Corte Constitucional:

  • La acción de tutela también puede ser desplazada por medios de defensa que no estén adscritos a funcionarios judiciales, si mediante ellos se administra justicia. Ejemplo: la conciliación entre particulares, el arbitramento y aquellos mecanismos dirigidos por autoridades administrativas conforme a la ley, tales como los juicios civiles de policía. (T-397).
  • La tutela no es el mecanismo idóneo para resolver conflictos contractuales
    (T-340/97).
  • La tutela no es el mecanismo idóneo para obtener el cumplimiento de una conciliación donde se convengan asuntos laborales (T-020/97).
  • La Acción de tutela no es el mecanismo idóneo para debatir asuntos que correspondan a otras jurisdicciones (SU 111/97)
  • La tutela protege excepcionalmente derechos económicos, sociales y culturales, si en el caso concreto, tienen conexidad con “pretensiones amparables a través de la acción de tutela” (SU111/97).
  • La tutela no es procedente para proteger los derechos en situaciones de maltrato familiar en tanto la Ley 294 de 1996 establece medios de defensa judicial expresos y ágiles. (T-420/96).
  • La tutela no reemplaza a las acciones contencioso administrativas (T – 346/96)
  • La tutela no reemplaza a las acciones populares (T 354/96)

¿Cuándo procede de forma transitoria la Tutela?

Cuando existe otro mecanismo para la protección del derecho, pero la violación de este reviste tal gravedad que es necesario acudir al uso de la tutela por ser un instrumento de protección más ágil para poder evitar un perjuicio irremediable.
El perjuicio es irremediable cuando se cumplen las siguientes condiciones:

  1. Que sea inminente, o sea que esté por suceder prontamente.
  2. Que las medidas que se requieran para conjurarlo sean de carácter urgente, dada la prontitud o inminencia del suceso que está por realizarse.
  3. Que sea grave, esto es, que el daño sea de una gran intensidad o menoscabo material o moral en detrimento del afectado.

 ¿Ante quién se puede instaurar una Acción de Tutela?

Ante cualquier juez de la República. Esto requiere más explicación:

En primera instancia los jueces o tribunales con jurisdicción en el lugar de los hechos. Existe una excepción: las tutelas contra los medios de comunicación deben ser presentadas ante los jueces de circuito.

¿Qué contenido debe tener la solicitud de Tutela?

  1. Acción u omisión que la motivan, es decir, acción u omisión que viola el derecho fundamental.
  2.  Derecho que se considera violado o amenazado.
  3.  Nombre de la autoridad pública si fuese posible.
  4.  Nombre y lugar de la residencia del solicitante.
  5.  No es necesario citar la norma constitucional.
  6.  Puede presentarse sin formalidades.
  7.  No se requiere actuar a través de abogado.
  8.  Puede presentarse verbalmente.

¿Qué características tiene el procedimiento por el cual se tramita la Acción de Tutela?

Es un procedimiento preferente, esto es, el juez debe darle prevalencia por encima de los demás asuntos que tenga a su cargo, salvo respecto del mecanismo de protección de derechos denominado habeas corpus.

El trámite de la tutela también se caracteriza por su sumariedad, lo cual significa que es corto y ágil.

Además es un procedimiento que se rige por los siguientes principios:

  • Publicidad
  • Prevalencia del derecho sustancial
  • Economía
  • Celeridad
  • Eficacia
  • Interpretación de acuerdo con tratados internacionales

¿Cuándo se puede interponer una Acción de Tutela?

Cualquier día a cualquier hora, aún cuando está operando un estado de excepción.

¿Qué debe disponer el juez en el fallo de Tutela?

Para poder garantizar al afectado el pleno ejercicio del derecho vulnerado o protegerlo respecto de la amenaza del derecho fundamental el juez de tutela tiene las siguientes posibilidades.

  1. Ordenar el restablecimiento del derecho volviendo al estado anterior a la violación, si ello fuere posible.
  2. Si la vulneración al derecho fundamental proviene de una omisión, se ordenará realizar el acto correspondiente o la acción adecuada. Para lo cual el juez podrá señalar un plazo perentorio no mayor de 48 horas
  3. Si la vulneración del derecho fundamental proviene de una mera conducta o actuación material, o de una amenaza el juez ordenará su cesación inmediata y también ordenará evitar toda nueva violación, amenaza, perturbación o restricción.

¿Caben recursos contra el fallo de Tutela?

El fallo de tutela es susceptible de impugnación, este recurso podrá ser interpuesto por el Defensor del Pueblo, el solicitante, la autoridad pública o el representante del órgano correspondiente. La impugnación consiste en la solicitud de que el superior jerárquico revise la decisión, además de esto la Corte Constitucional realiza una revisión eventual de los fallos de tutela, esto significa que no todos son revisados por dicho organismo, sólo elige algunos de ellos.

Mayor Información –> Teléfono: (4) 5055987 – Celular / Whatsapp: 3013229007 – 3208334756 – Email: gerencia@guerreroabogados.com.co

Compartir este Post

Puedes ayudar a ún allegado a solucionar algún inconveniente júdicial. ¡ Comparte y manten informada a tú gente !

A %d blogueros les gusta esto: